Lola Botona

Blog de Lola Botona

Reapertura... ¡Por fin...!



UN CAMBIO RADICAL


Hemos hecho cambios, y muchos... todos con mirada de cliente.



Me encanta la lana... ¡pero odio lavarla...!

¡Es que se estropea con tanta facilidad...!

Hace unos días vino a la tienda una clienta muy disgustada porque había hecho una manta con lana que había comprado aquí y se había deformado al lavarla. El disgusto era de lo más comprensible, teniendo en cuenta no sólo el coste de los ovillos, sino también el tiempo invertido en tejer la prenda.

Nos aseguró que la había lavado con mucho mimo, con el programa de lana de la lavadora y no me cabe la menor duda de que así fue; lo último que quieres que le pase a algo que has hecho con tanto cariño es que se te estropee en la primera lavada…

¿Por qué le ocurrió eso entonces?

Realmente no sé cómo lavó la manta, pero puedo imaginarme lo que pudo ocurrir, a pesar de hacerlo con cuidado.

Conociendo la lana.

¿No es verdad que cuanto mejor conoces algo, es más fácil tratarlo?

La lana es un tejido natural, cuyo compuesto principal es la queratina, lo que la hace muy flexible. Tiene unas escamas microscópicas que hacen que sea mal conductor de las temperaturas, lo que la convierte en un tejido único tanto para el frío, como para el calor.

Estas dos características son las responsables de los accidentes más comunes en las prendas confeccionadas con lana, los tan temidos encogimientos y apelmazados.

Las fibras de lana pasan por un proceso de estirado, cardado e hilado, lo que las hace susceptibles de encoger para volver a su tamaño original cuando no las tratamos bien. Y las microescamas, soportan mal los cambios de temperatura y la acción mecánica, se cierran y erizan cuando se frota la prenda o el agua del lavado pasa de fría a caliente y viceversa. Tampoco soportan bien el agua caliente ni los álcalis. Así se apelmazan, ¿te suena el encrespamiento del cabello…?

Y seguro que has adivinado que, al ser tan elástica, se puede deformar con facilidad. Ya hemos llegado al problema de nuestra protagonista.

¿Cómo lavo entonces mis prendas de lana?


Cuando algo gusta...¡Hay que repetir...!

Pequeñas historias.

Hace unos días, de paso al supermercado, entró en la tienda una de las personas que no pudieron estar en el primer monográfico de muñecas de tela. Cuando quiso apuntarse, ya estaba lleno y venía de vez en cuando a preguntar si alguien se había “rajado”…

Esta vez venía con una amiga, entraron para ver de nuevo a la muñeca que tenemos expuesta y volvió a expresar su deseo de hacerla. Le dijimos que el día 4 de diciembre repetíamos y me encanta poder decir que le alegramos el día…. Se marcharon, pero volvieron a entrar, creo que hasta dos veces más, para ver otra vez la muñeca, estaba entusiasmada con la oportunidad de realizar el taller por fin.

En una de esas “entradas”, nos contó que le hacía especial ilusión porque había sido modista y le recordaba aquello a lo que había dedicado toda su vida laboralpero lo que más le gustaba era poder coser una cosa porque sí, sin la presión de los tiempos de entrega de los encargos, o lo que es lo mismo, coser por gusto…

Parecía que se iban de manera definitiva, pero, la amiga observó la máquina de coser que cuelga de una de las manos de la muñeca y entraron de nuevo… les costaba arrancarse de allí…


No hace mucho:

El pasado 24 de Octubre impartimos nuestro primer monográfico de muñecas de tela y fue un éxito. Resultó un encuentro muy ameno y agradable alrededor de unos paños, guata de relleno y una compañía fantástica guiadas por la mano experta de Inés de casadetela.com.





Hicimos una maravillosa muñeca llamada “Clara costurera” que, como a la modista de nuestra anécdota, sigue enamorando a mucha gente cuando la ve en nuestra tienda… por eso vamos a repetir el taller el día 4 de Diciembre, de 10:00 a 18:00, poniendo de nuevo a disposición de quien quiera realizarlo, este monográfico.



Hagamos un Nacimiento...¡de tela...!

Después del éxito que tuvo el monográfico de muñecas de tela confeccionando a Clara Costurera, volvemos a proponer un taller para hacer un Nacimiento, aprovechando que se acercan las Navidades. Sabemos que no van a ser como nos gustaría, el virus sigue haciendo de las suyas y no parece que esté dispuesto a marcharse por el momento. Quizá incluso no podamos realizar el taller porque tengamos que permanecer en casa, pero en Lola Botona Madrid no queremos dejar de hacer planes, también para ayudar a descansar un poco de los miedos e inseguridades que padecemos todos en estos días. Nuestro local es un lugar de encuentro amable en el que se puede desarrollar la creatividad en un ambiente cordial.



Comenzamos.

Ya estamos aquí, en un momento complicado, con un horizonte de incertidumbre, intentando poner una gota de optimismo en nuestro entorno.