Lola Botona

Beneficios de las labores en el desarrollo integral de los niños.

Las labores manuales son una fuente de beneficios que debemos tener en cuenta siempre, pero sobre todo en la infancia, momento en el que se plantan las semillas para el desarrollo integral de los pequeños. En este artículo vamos a intentar desgranar los que nos parecen más interesantes. ¡Feliz lectura!



La mayoría de los pedagogos y psicólogos infantiles coinciden en lo mucho que las manualidades estimulan y refuerzan los procesos mentales.

Estas labores tienen enormes beneficios físicos y emocionales que resultarán útiles a lo largo de la vida y ya sabemos que la mejor manera de fijar los procesos de aprendizaje es divirtiéndose.

Los trabajos manuales abarcan miles de actividades, desde la cartulina y el pegamento, hasta los hilos y las agujas...

Realizar cualquiera de ellos es una experiencia gratificante.

Pero vamos a concretar un poco más todo lo que ayudan a desarrollar.


Empezamos con lo más obvio; la creatividad e imaginación, pues les enseña a expresarse y mostrar el mundo real tal y como ellos lo ven, combinándolo con su fantasía. Así se pone en marcha el lóbulo derecho del cerebro, que es el responsable de las emociones, la sensibilidad estética, la visión espacial y la abstracción.

Hoy nuestros pequeños crecen en un mundo en el que todo va muy rápido (las pantallas, los videojuegos…), la mayoría de las veces sus necesidades y deseos se satisfacen sin demora. Esta cultura de la inmediatez les dificulta desarrollar la concentración, la paciencia y la perseverancia. Y lo necesitan para su progreso personal, en el ámbito escolar y con vistas a su futuro profesional. Al crear cualquier tipo de labor manual, tienen la posibilidad de adquirir esas cualidades. Por ejemplo, la atención y concentración mejoran porque el niño debe enfocar sus sentidos en una sola cosa, aprendiendo a aplicarse en su trabajo de modo gradual.

Otra habilidad que puede mejorar es la memoria. Los niños se fijan en cómo lo hacen los adultos, retienen en su cabeza el proceso y copian los mismos movimientos.

Aprenden a planificar y a resolver problemas, ya que al confeccionar cualquier labor manual tienen que planear con antelación qué pasos hay que seguir y al encontrarse con alguna dificultad, tendrán que usar su ingenio.

Acrecienta la psicomotricidad en general y en particular el área motora fina. Es decir, la soltura en el manejo de los dedos y manos como herramientas, fortaleciendo también los músculos que los componen al trabajar con distintos materiales (textura, densidad, tamaños, etc.), alcanzando el nivel adecuado de precisión y coordinación.

Aprenden a trabajar en equipo, favorecen las relaciones sociales y fortalecen el vínculo familiar. Esto es fundamental para convivir en sociedad y mejorar su futuro laboral. Al realizar esas tareas con otros niños aprenden a confraternizar de manera sana.

Y ponemos al final lo que más nos gusta, algo imprescindible para un buen crecimiento emocional de nuestros chicos.

Realizar manualidades mejora la autoestima, porque el niño se ve capaz de afrontar un reto y lograr su objetivo. No hace falta que los pequeños sean grandes artistas, sino que se expresen a través de esas actividades. Cuando ven lo que pueden hacer con sus manos, aumenta su autoconfianza y la capacidad de superación, pues les da la oportunidad de lograr las cosas de forma autónoma. Como consecuencia, tendrán más fe en sus posibilidades. Por ello es primordial mostrarles que la artesanía que han hecho no es desechable, es muy importante valorar su esfuerzo.

Hace unos cuantos años este tipo de actividades se enseñaban en el ámbito escolar. Mi madre conservó mucho tiempo los regalos que le hacíamos en clase de *pretecnología para celebrar su día. En Lola Botona somos muy conscientes de todo lo que decimos en este artículo porque lo experimentamos desde muy pequeñas, por eso hemos preparado un monográfico infantil de costura pensando en el día de la Madre. Es la mejor ocasión para transmitirles lo que aprendimos en aquel momento. Abrimos nuestras puertas a la chiquillería el sábado 23 de abril. Lo pasaremos en grande.


*Actividad escolar consistente en hacer trabajos con tijeras, pegamento, cartulina, tela, etc.


Puedes reservar aquí.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado